viernes, 4 de abril de 2014

¡Esto si son concursos...! 22.000 euros al mejor trino

Suspendidos en sus engalanadas jaulas de bambú, cientos de pajaritos compiten por el mejor trino durante el concurso anual de aves cantoras que se celebró el domingo 23 de marzo en la provincia tailandesa de Narathiwat, al sur del país (esta práctica, conocida en España como silvestrismo, es muy criticada por ecologistas y defensores de la libertad de las aves).
Los participantes, tailandeses pero también malayos y de Singapur, acuden con la esperanza de hacerse ricos: el canto ganador se lleva un millón de baths, más de 22.000 euros. Casi todos los concursantes son de la especie bulbul orfeo (Pycnonotus jocosus), un bonito paseriforme de cresta negra y bigotes rojos difícil de encontrar en estado salvaje en sus países de origen, aunque desde hace siete años figura en la lista de especies invasoras en España, por ejemplo en Valencia.


Fuente: http://elviajero.elpais.com

¡Esto si son concursos...! 22.000 euros al mejor trino

Suspendidos en sus engalanadas jaulas de bambú, cientos de pajaritos compiten por el mejor trino durante el concurso anual de aves cantoras que se celebró el domingo 23 de marzo en la provincia tailandesa de Narathiwat, al sur del país (esta práctica, conocida en España como silvestrismo, es muy criticada por ecologistas y defensores de la libertad de las aves).
Los participantes, tailandeses pero también malayos y de Singapur, acuden con la esperanza de hacerse ricos: el canto ganador se lleva un millón de baths, más de 22.000 euros. Casi todos los concursantes son de la especie bulbul orfeo (Pycnonotus jocosus), un bonito paseriforme de cresta negra y bigotes rojos difícil de encontrar en estado salvaje en sus países de origen, aunque desde hace siete años figura en la lista de especies invasoras en España, por ejemplo en Valencia.


Fuente: http://elviajero.elpais.com

¡Esto si son concursos...! 22.000 euros al mejor trino

Suspendidos en sus engalanadas jaulas de bambú, cientos de pajaritos compiten por el mejor trino durante el concurso anual de aves cantoras que se celebró el domingo 23 de marzo en la provincia tailandesa de Narathiwat, al sur del país (esta práctica, conocida en España como silvestrismo, es muy criticada por ecologistas y defensores de la libertad de las aves).
Los participantes, tailandeses pero también malayos y de Singapur, acuden con la esperanza de hacerse ricos: el canto ganador se lleva un millón de baths, más de 22.000 euros. Casi todos los concursantes son de la especie bulbul orfeo (Pycnonotus jocosus), un bonito paseriforme de cresta negra y bigotes rojos difícil de encontrar en estado salvaje en sus países de origen, aunque desde hace siete años figura en la lista de especies invasoras en España, por ejemplo en Valencia.


Fuente: http://elviajero.elpais.com