google7ff34f20c0a2816e.html

En el més de Noviembre, una vez acabada la muda, cederé algunos ejemplares que por motivos de espacio me resulta imposible mantener, si alguien está interesado en ellos ruego se ponga en contacto conmigo en esas fechas al e_mail: eljilgueroparva@gmail.com
Suscribete a mi canal en Youtube: "El Jilguero Parva" O visita nuestra página en Facebook: "El Jilguero Parva"Accede a nuestro grupo en Facebook "La cria de paseriformes"

lunes, 28 de noviembre de 2016

Miguel del Pino/ El final del silvestrismo. El silvestrismo consiste en la captura, con redes u otras artes más o menos sofisticadas, de pájaros vivos para los concursos de canto y el posible cruzamiento con canarias.



2016-11-27







La diversidad de leyes de protección de la naturaleza en las diferentes Comunidades Autonómicas españolas puede crear confusionismo y dificultades a la hora de tomar medidas eficaces. La caza de pájaros para la práctica del silvestrismo es un claro ejemplo de ello.


El silvestrismo es una afición muy arraigada en España y otros países mediterráneos y del norte de África. Consiste en la captura, con redes u otras artes más o menos sofisticadas, de pájaros vivos para los concursos de cantoy el posible cruzamiento con canarias para la obtención de híbridos llamados mixtos en el argot de los pajareros.






El Convenio de Berna prohibió muchas de estas prácticas cinegéticas ancestrales, como la caza de perdiz con reclamo o el empleo de hurones para capturar a los conejos por un método tan cruel y poco selectivo como la entrada en la madriguera de una de estas fierecillas domesticadas al respecto. La caza con trampas también figura entre las prohibiciones establecidas por dicho Convenio europeo.





Las especies afectadas por la caza con red para el silvestrismo pertenecen a la familia de los fringílidos, que son pájaros granívoros susceptibles de ser mantenidos en cautividad si son objeto de los cuidados adecuados. A esta familia pertenece también el popularísimo canario, rey de los pájaros domésticos.







Como prueba de la antigüedad del mantenimiento de fringílidos en jaula, se cita el hallazgo de los caballeros normandos Juan de Bethencourt y Gadifer La Sallecuando exploraron hace más de quinientos años el archipiélago canario para incorporar las "Islas afortunadas" a la corona de Castilla, siguiendo instrucciones del rey Juan II. Comprobaron entonces que los guanches mantenían en sus hogares canarios cautivos para deleitarse con su canto, e importaron estos ejemplares a Europa donde se multiplicaron con gran rapidez.


En España se ha practicado tradicionalmente otros tipos de capturas de pájaros, no sólo granívoros, sino también insectívoros, principalmente por medio de trampas cebadas con insectos. Esta reprobable práctica venía cobrándose la vida de más de cuatro millones de pajarillos anualmente, hasta que la entrada en vigor del Convenio de Berna, y el celo y diligencia del Seprona, fueron dando al traste con semejante desatino.


En la actualidad la práctica legal del silvestrismo, es decir, de la captura sin muerte de granívoros, afecta al jilguero, al pardillo y al verderón; el resto de los fringílidos, como lúganos, verdecillos o pinzones son especies rigurosamente protegidas.
Pagan justos por pecadores


En las diferentes Comunidades Autonómicas el cerco sobre los cazadores legales con red se va estrechando y cada vez son más estrictas las prohibiciones y las vedas. Me informan de fuentes ornitológicas que los días de esta actividad están contados y que la captura de fringílidos con red está a punto de pasar a la historia.


Si ello fuera así no cabe duda de que se pondría coto a muchos excesos, como la captura masiva con finalidad gastronómica o para la exportación a otros países. Desde luego el consumo de pájaros, de los antaño populares "pajaritos fritos", no sólo es una barbaridad cultural sino también sanitaria, ya que las fuentes de contaminación por las que atraviesan durante sus largos viajes migratorios son diversas e incontrolables.


La situación legal actual en la mayor parte de las Comunidades, Madrid entre ellas, era en este momento muy diferente a la de los tiempos de las capturas masivas. Durante las últimas temporadas, cada cazador, provisto de su correspondiente licencia, sólo podía capturar un número muy reducido de ejemplares durante la breve temporada de paso migratorio. Dicen estos aficionados que, de prohibirse totalmente su actividad y terminar con su afición, habrán pagado justos por pecadores.


Se habrán terminado los concursos de canto en pleno campo como actualmente se vienen desarrollando, pero esto no quiere decir que no continúen las capturas de fingílidos, ahora de manera ilegal, con aumentos en el expolio de nidos o en la falsificación de anillas simulando que los ejemplares proceden de la crianza en cautividad.


Precisamente la cría en cautividad es la solución que proponen las autoridades conservacionistas y la Sociedad Española de Ornitología. Se trata de una simple utopía, ya que la aclimatación de fringílidos silvestres hasta el punto de llegar a anidar y reproducirse en jaula o voladora está actualmente al alcance de muy pocos especialistas.


En algunos países, como Holanda, donde se crían especies muy variadas en grandes instalaciones donde los pájaros reproductores gozan de semi-libertad, se seguirán obteniendo ejemplares que se anillarán legalmente, pero alcanzarán precios astronómicos al llegar al mercado en número muy escaso.


Sería importante que en España se intentara la crianza científica en grandes instalaciones, como zoológicos o Centros de Recuperación, al menos de jilgueros, pardillos y verderones. Hace casi cincuenta años Félix Rodríguez de la Fuente me hizo una sugerencia en este sentido, adelantándose con su gran intuición a la amenaza de prohibición de la caza legal que se cierne ahora sobre los silvestristas.


Hay que reconocer que es necesario acabar con las capturas a gran escala, pero no lo es menos que el caudal de conocimientos prácticos que atesoran los silvestristas no es ni mucho menos despreciable. Conocen las necesidades alimentarias, las enfermedades, la genética y toda clase de detalles sobre las costumbres de las especies objeto de su afición. Mantener el control actual, incluso aumentando las restricciones y seguir confiando en el celo del Seprona en la vigilancia, parece mucho más inteligente y práctico que una prohibición total con la incomprensión por parte de las autoridades que los buenos silvestristas no merecen.


http://www.libertaddigital.com/opinion/miguel-del-pino/el-final-del-silvestrismo-80716/

Miguel del Pino/ El final del silvestrismo. El silvestrismo consiste en la captura, con redes u otras artes más o menos sofisticadas, de pájaros vivos para los concursos de canto y el posible cruzamiento con canarias.



2016-11-27







La diversidad de leyes de protección de la naturaleza en las diferentes Comunidades Autonómicas españolas puede crear confusionismo y dificultades a la hora de tomar medidas eficaces. La caza de pájaros para la práctica del silvestrismo es un claro ejemplo de ello.


El silvestrismo es una afición muy arraigada en España y otros países mediterráneos y del norte de África. Consiste en la captura, con redes u otras artes más o menos sofisticadas, de pájaros vivos para los concursos de cantoy el posible cruzamiento con canarias para la obtención de híbridos llamados mixtos en el argot de los pajareros.






El Convenio de Berna prohibió muchas de estas prácticas cinegéticas ancestrales, como la caza de perdiz con reclamo o el empleo de hurones para capturar a los conejos por un método tan cruel y poco selectivo como la entrada en la madriguera de una de estas fierecillas domesticadas al respecto. La caza con trampas también figura entre las prohibiciones establecidas por dicho Convenio europeo.





Las especies afectadas por la caza con red para el silvestrismo pertenecen a la familia de los fringílidos, que son pájaros granívoros susceptibles de ser mantenidos en cautividad si son objeto de los cuidados adecuados. A esta familia pertenece también el popularísimo canario, rey de los pájaros domésticos.







Como prueba de la antigüedad del mantenimiento de fringílidos en jaula, se cita el hallazgo de los caballeros normandos Juan de Bethencourt y Gadifer La Sallecuando exploraron hace más de quinientos años el archipiélago canario para incorporar las "Islas afortunadas" a la corona de Castilla, siguiendo instrucciones del rey Juan II. Comprobaron entonces que los guanches mantenían en sus hogares canarios cautivos para deleitarse con su canto, e importaron estos ejemplares a Europa donde se multiplicaron con gran rapidez.


En España se ha practicado tradicionalmente otros tipos de capturas de pájaros, no sólo granívoros, sino también insectívoros, principalmente por medio de trampas cebadas con insectos. Esta reprobable práctica venía cobrándose la vida de más de cuatro millones de pajarillos anualmente, hasta que la entrada en vigor del Convenio de Berna, y el celo y diligencia del Seprona, fueron dando al traste con semejante desatino.


En la actualidad la práctica legal del silvestrismo, es decir, de la captura sin muerte de granívoros, afecta al jilguero, al pardillo y al verderón; el resto de los fringílidos, como lúganos, verdecillos o pinzones son especies rigurosamente protegidas.
Pagan justos por pecadores


En las diferentes Comunidades Autonómicas el cerco sobre los cazadores legales con red se va estrechando y cada vez son más estrictas las prohibiciones y las vedas. Me informan de fuentes ornitológicas que los días de esta actividad están contados y que la captura de fringílidos con red está a punto de pasar a la historia.


Si ello fuera así no cabe duda de que se pondría coto a muchos excesos, como la captura masiva con finalidad gastronómica o para la exportación a otros países. Desde luego el consumo de pájaros, de los antaño populares "pajaritos fritos", no sólo es una barbaridad cultural sino también sanitaria, ya que las fuentes de contaminación por las que atraviesan durante sus largos viajes migratorios son diversas e incontrolables.


La situación legal actual en la mayor parte de las Comunidades, Madrid entre ellas, era en este momento muy diferente a la de los tiempos de las capturas masivas. Durante las últimas temporadas, cada cazador, provisto de su correspondiente licencia, sólo podía capturar un número muy reducido de ejemplares durante la breve temporada de paso migratorio. Dicen estos aficionados que, de prohibirse totalmente su actividad y terminar con su afición, habrán pagado justos por pecadores.


Se habrán terminado los concursos de canto en pleno campo como actualmente se vienen desarrollando, pero esto no quiere decir que no continúen las capturas de fingílidos, ahora de manera ilegal, con aumentos en el expolio de nidos o en la falsificación de anillas simulando que los ejemplares proceden de la crianza en cautividad.


Precisamente la cría en cautividad es la solución que proponen las autoridades conservacionistas y la Sociedad Española de Ornitología. Se trata de una simple utopía, ya que la aclimatación de fringílidos silvestres hasta el punto de llegar a anidar y reproducirse en jaula o voladora está actualmente al alcance de muy pocos especialistas.


En algunos países, como Holanda, donde se crían especies muy variadas en grandes instalaciones donde los pájaros reproductores gozan de semi-libertad, se seguirán obteniendo ejemplares que se anillarán legalmente, pero alcanzarán precios astronómicos al llegar al mercado en número muy escaso.


Sería importante que en España se intentara la crianza científica en grandes instalaciones, como zoológicos o Centros de Recuperación, al menos de jilgueros, pardillos y verderones. Hace casi cincuenta años Félix Rodríguez de la Fuente me hizo una sugerencia en este sentido, adelantándose con su gran intuición a la amenaza de prohibición de la caza legal que se cierne ahora sobre los silvestristas.


Hay que reconocer que es necesario acabar con las capturas a gran escala, pero no lo es menos que el caudal de conocimientos prácticos que atesoran los silvestristas no es ni mucho menos despreciable. Conocen las necesidades alimentarias, las enfermedades, la genética y toda clase de detalles sobre las costumbres de las especies objeto de su afición. Mantener el control actual, incluso aumentando las restricciones y seguir confiando en el celo del Seprona en la vigilancia, parece mucho más inteligente y práctico que una prohibición total con la incomprensión por parte de las autoridades que los buenos silvestristas no merecen.


http://www.libertaddigital.com/opinion/miguel-del-pino/el-final-del-silvestrismo-80716/

viernes, 25 de noviembre de 2016

Los silvestristas condenan el furtivismo y la captura ilegal de aves




FOTO: By Pierre Dalous - Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=19100308
FOTO: Pierre Dalous

La Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural (ONC) y la Plataforma Nacional en Defensa del Silvestrismo condenan enérgicamente cualquier práctica furtiva y, especialmente, la captura ilegal de aves en territorio español.
Ambas entidades recuerdan que la única actividad reglamentada en España para la captura de determinadas aves silvestres es el silvestrismo, cuyo objetivo es el cuidado de dichas aves para la educación al canto, concurso y posterior suelta. 
Así, el silvestrismo es una de las actividades más reguladas en España, existiendo a este respecto distintas órdenes de veda por cada una de las comunidades autónomas que enmarcan y reglamentan esta práctica y una profusa normativa europea sobre la materia que ha sido transpuesta, en parte, a la legislación nacional y que se ha traducido en la conformación de unas taxativas directrices que delimitan exhaustivamente los cupos de captura permitidos. Asimismo, el silvestrismo es una actividad sometida a unas rígidas pautas, patrones y reglas en su desarrollo, hasta el punto de que los silvestristas, durante el ejercicio de su actividad, están permanentemente geolocalizados.
seprona-aves-y-material-para-su-captura-ilegalPor todo ello, consideramos que las capturas ilegales deben ser perseguidas, siendo los silvestristas los principales interesados en denunciarlas. En el caso de la reciente información referida a unos presuntos furtivos en el bajo Guadalquivir acusados de apresar más de 800 aves para el consumo alimenticio, pudieron ser finalmente detenidos gracias a una magnífica labor de investigación de los agentes de la Guardia Civil y a la ayuda de silvestristas de la zona, quienes sospechaban sobre sobre el saqueo descrito. La Plataforma Nacional y la ONC quieren resaltar que la actuación de los presuntos furtivos, que operaban obviamente sin ningún tipo de control, no sólo es ilegal sino deplorable.
Desde la ONC y la Plataforma Nacional alertan de la posibilidad de que estos lamentables sucesos puedan incluso multiplicarse en el caso de que en algún momento se llegase a prohibir el silvestrismo en nuestro país, con lo que no concurriría en el campo la presencia de los aficionados a este arte milenario.
Por eso, tanto la ONC como la Plataforma Nacional en Defensa del Silvestrismo denuncian la injustificada e ilegítima prohibición de las capturas controladas que se ha producido en Cataluña y, más recientemente, en el País Vasco.
Ante esta situación es inaplazable que tanto el Gobierno central como la Comisión Europea establezcan un marco regulatorio adecuado para la continuación del silvestrismo en España. Una regulación que debe contemplar que se trata de una actividad necesaria para vigilar el campo y para contribuir a una protección sostenible de nuestra biodiversidad, evitando posibles maniobras furtivas sobre las aves con otros fines como el lamentable y recientemente acaecido. A esto se suma que la presencia de silvestristas en la naturaleza es favorable para el mantenimiento y la preservación de las aves y del medio en el que se encuentran.
 http://cazawonke.com/actualidad/c10-nacional/46735-los-silvestristas-condenan-furtivismo-la-captura-ilegal-aves

Los silvestristas condenan el furtivismo y la captura ilegal de aves




FOTO: By Pierre Dalous - Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=19100308
FOTO: Pierre Dalous

La Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural (ONC) y la Plataforma Nacional en Defensa del Silvestrismo condenan enérgicamente cualquier práctica furtiva y, especialmente, la captura ilegal de aves en territorio español.
Ambas entidades recuerdan que la única actividad reglamentada en España para la captura de determinadas aves silvestres es el silvestrismo, cuyo objetivo es el cuidado de dichas aves para la educación al canto, concurso y posterior suelta. 
Así, el silvestrismo es una de las actividades más reguladas en España, existiendo a este respecto distintas órdenes de veda por cada una de las comunidades autónomas que enmarcan y reglamentan esta práctica y una profusa normativa europea sobre la materia que ha sido transpuesta, en parte, a la legislación nacional y que se ha traducido en la conformación de unas taxativas directrices que delimitan exhaustivamente los cupos de captura permitidos. Asimismo, el silvestrismo es una actividad sometida a unas rígidas pautas, patrones y reglas en su desarrollo, hasta el punto de que los silvestristas, durante el ejercicio de su actividad, están permanentemente geolocalizados.
seprona-aves-y-material-para-su-captura-ilegalPor todo ello, consideramos que las capturas ilegales deben ser perseguidas, siendo los silvestristas los principales interesados en denunciarlas. En el caso de la reciente información referida a unos presuntos furtivos en el bajo Guadalquivir acusados de apresar más de 800 aves para el consumo alimenticio, pudieron ser finalmente detenidos gracias a una magnífica labor de investigación de los agentes de la Guardia Civil y a la ayuda de silvestristas de la zona, quienes sospechaban sobre sobre el saqueo descrito. La Plataforma Nacional y la ONC quieren resaltar que la actuación de los presuntos furtivos, que operaban obviamente sin ningún tipo de control, no sólo es ilegal sino deplorable.
Desde la ONC y la Plataforma Nacional alertan de la posibilidad de que estos lamentables sucesos puedan incluso multiplicarse en el caso de que en algún momento se llegase a prohibir el silvestrismo en nuestro país, con lo que no concurriría en el campo la presencia de los aficionados a este arte milenario.
Por eso, tanto la ONC como la Plataforma Nacional en Defensa del Silvestrismo denuncian la injustificada e ilegítima prohibición de las capturas controladas que se ha producido en Cataluña y, más recientemente, en el País Vasco.
Ante esta situación es inaplazable que tanto el Gobierno central como la Comisión Europea establezcan un marco regulatorio adecuado para la continuación del silvestrismo en España. Una regulación que debe contemplar que se trata de una actividad necesaria para vigilar el campo y para contribuir a una protección sostenible de nuestra biodiversidad, evitando posibles maniobras furtivas sobre las aves con otros fines como el lamentable y recientemente acaecido. A esto se suma que la presencia de silvestristas en la naturaleza es favorable para el mantenimiento y la preservación de las aves y del medio en el que se encuentran.
 http://cazawonke.com/actualidad/c10-nacional/46735-los-silvestristas-condenan-furtivismo-la-captura-ilegal-aves

martes, 22 de noviembre de 2016

"El Público" de Canal Sur Radio agrede y criminaliza al Silvestrismo

Un Silvestrista en el Valle del Almanzora ha compartido un vídeo contigo en YouTube.
Ojalá y tenga la respuesta que merece. Pinchad sobre el logo de abajo si quieres escucharlo.
Creo que mañana sobre las 17:00 habrá cumplida respuesta en el mismo medio.


El programa de Canal Sur Radio "El Público" agrede y criminaliza a ...
©2016 YouTube, LLC 901 Cherry Ave, San Bruno, CA 94066

"El Público" de Canal Sur Radio agrede y criminaliza al Silvestrismo

Un Silvestrista en el Valle del Almanzora ha compartido un vídeo contigo en YouTube.
Ojalá y tenga la respuesta que merece. Pinchad sobre el logo de abajo si quieres escucharlo.
Creo que mañana sobre las 17:00 habrá cumplida respuesta en el mismo medio.


El programa de Canal Sur Radio "El Público" agrede y criminaliza a ...
©2016 YouTube, LLC 901 Cherry Ave, San Bruno, CA 94066

Un poquito de humor: Descubren a pájaro que se peina como Donald Trump

 
El faisán dorado causo furor en las redes sociales por llevar un peinado similar al del magnate neoyorquino
Un faisán se ha convertido en el protagonista en un zoológico de China, después de que los visitantes hayan dicho que su cresta de color amarillo, se parece a la famosa melena rubia del recién electo presidente estadounidense Donald Trump.
La imagen del faisán llamado ‘Little Red’, se ha hecho viral en los últimos días, luego de que un periodista difundiera la fotografía y señalara las similitudes en el peinado entre el pájaro y el magnate neoyorquino.
El pájaro es de la familia de los faisanes dorados y está siendo la atracción más visitada del lugar durante los últimos días.
Según visitantes y usuarios de las redes, la expresión de cara, la penetrante mirada azul y, sobre todo, el copete rubio que lleva el animal, han hecho que rápidamente sea bautizado como ‘faisán Trump’.

http://www.vanguardia.com.mx/articulo/descubren-pajaro-que-se-peina-como-donald-trump#.WDQN4HJCAsQ.email

---
This message was sent by cdsvalledelalmanzora@gmail.com via http://addthis.com. Please note that AddThis does not verify email addresses.

Make sharing easier with the AddThis Toolbar: http://www.addthis.com/go/toolbar-em

Un poquito de humor: Descubren a pájaro que se peina como Donald Trump

 
El faisán dorado causo furor en las redes sociales por llevar un peinado similar al del magnate neoyorquino
Un faisán se ha convertido en el protagonista en un zoológico de China, después de que los visitantes hayan dicho que su cresta de color amarillo, se parece a la famosa melena rubia del recién electo presidente estadounidense Donald Trump.
La imagen del faisán llamado ‘Little Red’, se ha hecho viral en los últimos días, luego de que un periodista difundiera la fotografía y señalara las similitudes en el peinado entre el pájaro y el magnate neoyorquino.
El pájaro es de la familia de los faisanes dorados y está siendo la atracción más visitada del lugar durante los últimos días.
Según visitantes y usuarios de las redes, la expresión de cara, la penetrante mirada azul y, sobre todo, el copete rubio que lleva el animal, han hecho que rápidamente sea bautizado como ‘faisán Trump’.

http://www.vanguardia.com.mx/articulo/descubren-pajaro-que-se-peina-como-donald-trump#.WDQN4HJCAsQ.email

---
This message was sent by cdsvalledelalmanzora@gmail.com via http://addthis.com. Please note that AddThis does not verify email addresses.

Make sharing easier with the AddThis Toolbar: http://www.addthis.com/go/toolbar-em

Un poquito de humor: Descubren a pájaro que se peina como Donald Trump

 
El faisán dorado causo furor en las redes sociales por llevar un peinado similar al del magnate neoyorquino
Un faisán se ha convertido en el protagonista en un zoológico de China, después de que los visitantes hayan dicho que su cresta de color amarillo, se parece a la famosa melena rubia del recién electo presidente estadounidense Donald Trump.
La imagen del faisán llamado ‘Little Red’, se ha hecho viral en los últimos días, luego de que un periodista difundiera la fotografía y señalara las similitudes en el peinado entre el pájaro y el magnate neoyorquino.
El pájaro es de la familia de los faisanes dorados y está siendo la atracción más visitada del lugar durante los últimos días.
Según visitantes y usuarios de las redes, la expresión de cara, la penetrante mirada azul y, sobre todo, el copete rubio que lleva el animal, han hecho que rápidamente sea bautizado como ‘faisán Trump’.

http://www.vanguardia.com.mx/articulo/descubren-pajaro-que-se-peina-como-donald-trump#.WDQN4HJCAsQ.email

---
This message was sent by cdsvalledelalmanzora@gmail.com via http://addthis.com. Please note that AddThis does not verify email addresses.

Make sharing easier with the AddThis Toolbar: http://www.addthis.com/go/toolbar-em

domingo, 20 de noviembre de 2016

Bruselas corta las alas al silvestrismo



La Comisión Europea expediente a España por la captura de aves silvestres para el canto, pero Murcia seguirá dando permisos hasta 2018



MIGUEL ÁNGEL RUIZ
MURCIA







Llenar la poza de agua, plantar la red, situar el pájaro enjaulado que sirve de reclamo, esperar con paciencia, tirar de la cuerda, recoger el pardillo o el jilguero... La captura de pequeñas aves para adiestrarlas en el canto, el silvestrismo, es una actividad tradicional especialmente arraigada en Murcia, Andalucía, Comunidad Valenciana y Cataluña que tiene los días contados. Bruselas ha abierto un expediente a España por lo que entiende como un exceso en la concesión de permisos de captura, puesto que una directiva europea prohibe la muerte o apresamiento de todas las aves que viven en el continente en estado salvaje.

















AUTORIZACIONES EN LA REGIÓN


2006. 1.400 permisos y 8.400 aves capturadas.


2007. 1.400/8.400.


2008. 1.530/7.650.


2009. 1.623/6.492.


2010. 1.661/8.105.


2011. 1.621/7.650.


2012. 1.425/7.125.


2013. 1.425/7.305.




2014. 1.332/10.656.


2015. 1.288/9.016.


2016. 1.228/6.627.


Total. 88.081 aves capturadas.


2017. ?/4.017.


2018. ?/1.530.





La normativa contiene una excepción, su artículo 9: «Para fines de investigación o de enseñanza, de repoblación, de reintroducción, así como para la crianza orientada a dichas acciones». Unos supuestos que no encajan exactamente con una actividad que ha extraído de la naturaleza en España un millón de aves solo desde 2013 -según datos de SEO/BirdLife, que alerta además del declive de las poblaciones-. Así que la Comisión Europea, que lleva años recibiendo denuncias de los grupos ecologistas, ha decidido cortar las alas a la captura de aves en el campo, alarmada por el gran número de autorizaciones y con el argumento de que es factible criar los fringílidos en cautividad. El Gobierno central recibió el apercibimiento el pasado 29 de septiembre, con un plazo de dos meses para justificar por qué permite estas capturas masivas.


Andalucía permitirá este año que se cacen 76.896 aves y 44.500 la Comunidad Valenciana, pero Cataluña y Guipúzcoa han reaccionado a la carta de emplazamiento de la CE suspendiendo los permisos, una decisión que provocó una manifestación de los aficionados a esta modalidad de caza, que según sus detractores encubre un arraigado furtivismo. La Región de Murcia, sin embargo, no se da de momento por aludida y mantendrá las autorizaciones hasta 2018. Este año ha concedido 1.228 permisos para un máximo de 6.627 pájaros. Más de 88.000 aves en los últimos once años. En 2017 y 2018 los cupos irán a la baja -ver ficha- y a partir de entonces los silvestristas deberán conformarse con la cría en cautividad, con mínimos y controladísimos permisos, registrados con anillas, para evitar la consanguinidad.















Los aficionados se quejan de que la cría en cautividad es inviable





«Pero la cría en cautividad es inviable», asegura Ignacio Egea, responsable de silvestrismo en la Federación de Caza de la Región de Murcia. «No estamos de acuerdo en unas restricciones que deberían estar fundamentadas en algún estudio, y no solo en las críticas de los ecologistas. ¿En qué se basan?».


Ignacio Egea -56 años, practicante desde los ocho, presidente de la Sociedad La Primitiva de Llano del Beal, Cartagena- asegura que han desarrollado proyectos experimentales de cría en cautividad que no han tenido éxito, y alerta de que la prohibición favorecerá el furtivismo. Los silvestristas se están agrupando en una plataforma «para hacer valer nuestros derechos llegado el momento», advierte. Unas 1.500 personas practican esta actividad en la Región de Murcia, unos 40.000 en España. Los concursos de canto son la cita que justifica las largas horas de espera junto a la trampa en verano y otoño.


Una actividad «ilegal»


La Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), que denuncia desde hace trece años la captura de fringílidos por vulnerar la Directiva de Aves de la UE, ha pedido al Gobierno regional que no prolongue los permisos hasta 2018: «Cuesta trabajo entender la tozudez de las administraciones en mantener contra viento y marea una actividad cuya legalidad resulta imposible de mantener tras la apertura del expediente sancionador por parte de la UE. Se trata de un caso típico en el que Medio Ambiente ha ido modificado sucesivamente la excepcionalidad», opinan, «aduciendo razones de tradición, ausencia de soluciones alternativas, motivos educativos y creación de un 'stock' cautivo para seguir amparando una modalidad claramente ilegal».


Para los ecologistas, existen alternativas: «Los fringílidos, prácticamente cualquier especie, son reproducidos por criadores en Bélgica, donde se abandonó la captura de aves silvestres y se sustituyó por la cría en cautividad. Igualmente, existen diversos criadores en España que reproducen jilgueros de la subespecie 'parva' [según determinados sectores, imposible de reproducir en cautividad] sin mayores complicaciones. De hecho, pueden adquirirse en el mercado a precios más que asequibles con una simple búsqueda en internet», asegura ANSE.


Los silvestristas se lamentan de que Bruselas legisle sin atender las singularidades de cada país, y temen el fin de una «tradición» cuyo origen sitúan «en los árabes».





http://www.laverdad.es/murcia/comarcas/201611/20/bruselas-corta-alas-silvestrismo-20161120004042-v.html

Bruselas corta las alas al silvestrismo



La Comisión Europea expediente a España por la captura de aves silvestres para el canto, pero Murcia seguirá dando permisos hasta 2018



MIGUEL ÁNGEL RUIZ
MURCIA







Llenar la poza de agua, plantar la red, situar el pájaro enjaulado que sirve de reclamo, esperar con paciencia, tirar de la cuerda, recoger el pardillo o el jilguero... La captura de pequeñas aves para adiestrarlas en el canto, el silvestrismo, es una actividad tradicional especialmente arraigada en Murcia, Andalucía, Comunidad Valenciana y Cataluña que tiene los días contados. Bruselas ha abierto un expediente a España por lo que entiende como un exceso en la concesión de permisos de captura, puesto que una directiva europea prohibe la muerte o apresamiento de todas las aves que viven en el continente en estado salvaje.

















AUTORIZACIONES EN LA REGIÓN


2006. 1.400 permisos y 8.400 aves capturadas.


2007. 1.400/8.400.


2008. 1.530/7.650.


2009. 1.623/6.492.


2010. 1.661/8.105.


2011. 1.621/7.650.


2012. 1.425/7.125.


2013. 1.425/7.305.




2014. 1.332/10.656.


2015. 1.288/9.016.


2016. 1.228/6.627.


Total. 88.081 aves capturadas.


2017. ?/4.017.


2018. ?/1.530.





La normativa contiene una excepción, su artículo 9: «Para fines de investigación o de enseñanza, de repoblación, de reintroducción, así como para la crianza orientada a dichas acciones». Unos supuestos que no encajan exactamente con una actividad que ha extraído de la naturaleza en España un millón de aves solo desde 2013 -según datos de SEO/BirdLife, que alerta además del declive de las poblaciones-. Así que la Comisión Europea, que lleva años recibiendo denuncias de los grupos ecologistas, ha decidido cortar las alas a la captura de aves en el campo, alarmada por el gran número de autorizaciones y con el argumento de que es factible criar los fringílidos en cautividad. El Gobierno central recibió el apercibimiento el pasado 29 de septiembre, con un plazo de dos meses para justificar por qué permite estas capturas masivas.


Andalucía permitirá este año que se cacen 76.896 aves y 44.500 la Comunidad Valenciana, pero Cataluña y Guipúzcoa han reaccionado a la carta de emplazamiento de la CE suspendiendo los permisos, una decisión que provocó una manifestación de los aficionados a esta modalidad de caza, que según sus detractores encubre un arraigado furtivismo. La Región de Murcia, sin embargo, no se da de momento por aludida y mantendrá las autorizaciones hasta 2018. Este año ha concedido 1.228 permisos para un máximo de 6.627 pájaros. Más de 88.000 aves en los últimos once años. En 2017 y 2018 los cupos irán a la baja -ver ficha- y a partir de entonces los silvestristas deberán conformarse con la cría en cautividad, con mínimos y controladísimos permisos, registrados con anillas, para evitar la consanguinidad.















Los aficionados se quejan de que la cría en cautividad es inviable





«Pero la cría en cautividad es inviable», asegura Ignacio Egea, responsable de silvestrismo en la Federación de Caza de la Región de Murcia. «No estamos de acuerdo en unas restricciones que deberían estar fundamentadas en algún estudio, y no solo en las críticas de los ecologistas. ¿En qué se basan?».


Ignacio Egea -56 años, practicante desde los ocho, presidente de la Sociedad La Primitiva de Llano del Beal, Cartagena- asegura que han desarrollado proyectos experimentales de cría en cautividad que no han tenido éxito, y alerta de que la prohibición favorecerá el furtivismo. Los silvestristas se están agrupando en una plataforma «para hacer valer nuestros derechos llegado el momento», advierte. Unas 1.500 personas practican esta actividad en la Región de Murcia, unos 40.000 en España. Los concursos de canto son la cita que justifica las largas horas de espera junto a la trampa en verano y otoño.


Una actividad «ilegal»


La Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), que denuncia desde hace trece años la captura de fringílidos por vulnerar la Directiva de Aves de la UE, ha pedido al Gobierno regional que no prolongue los permisos hasta 2018: «Cuesta trabajo entender la tozudez de las administraciones en mantener contra viento y marea una actividad cuya legalidad resulta imposible de mantener tras la apertura del expediente sancionador por parte de la UE. Se trata de un caso típico en el que Medio Ambiente ha ido modificado sucesivamente la excepcionalidad», opinan, «aduciendo razones de tradición, ausencia de soluciones alternativas, motivos educativos y creación de un 'stock' cautivo para seguir amparando una modalidad claramente ilegal».


Para los ecologistas, existen alternativas: «Los fringílidos, prácticamente cualquier especie, son reproducidos por criadores en Bélgica, donde se abandonó la captura de aves silvestres y se sustituyó por la cría en cautividad. Igualmente, existen diversos criadores en España que reproducen jilgueros de la subespecie 'parva' [según determinados sectores, imposible de reproducir en cautividad] sin mayores complicaciones. De hecho, pueden adquirirse en el mercado a precios más que asequibles con una simple búsqueda en internet», asegura ANSE.


Los silvestristas se lamentan de que Bruselas legisle sin atender las singularidades de cada país, y temen el fin de una «tradición» cuyo origen sitúan «en los árabes».





http://www.laverdad.es/murcia/comarcas/201611/20/bruselas-corta-alas-silvestrismo-20161120004042-v.html

Canción de Adiós




Canción de adios






"La gente piensa que los capturamos para comerlos fritos"
La práctica del silvestrismo cae ante la incertidumbre sobre la posible prohibición, el desconocimiento y las limitaciones de la normativa








Jilguero, una de las tres especies fringílidas qu.














A. ASENSIO GRANADA20 Noviembre, 2016 - 02:38h


"La gente piensa que los capturamos para comerlos fritos. ¿A que usted también lo ha oído?". Adelardo Villafranca, delegado en Granada de la Federación Andaluza de Caza, asume que la práctica del silvestrismo en la provincia está entre la espada y la pared. De un lado, está la rigidez de la normativa, que ha alejado a los mayores. Del otro, las perspectivas de una posible futura prohibición ha provocado que se esté a la expectativa y la renovación generacional se estanca. Las cifras lo evidencia. En Granada hay censados 1.716 asociados en peñas de silvestrismo. Son muchos menos que en 2014, cuando hubo unos 2.400 silvestristas, según los datos aportados por la Delegación de Medio Ambiente y la propia Federación Andaluza de Caza. "La gente está a la expectativa". El otro frente que mantiene abierta esta práctica es el furtivismo. "Los que están legalmente no hacen daño. Los furtivos sí", sentencia Villafranca.


Cataluña, comunidad que ha marcado el paso en cuestiones de defensa animal, prohibió este año la captura de aves en vivo, práctica que en España se limita a únicamente tres especies, jilguero, verderón y pardillo, y con una única finalidad, adiestrarles en el canto. Aquella decisión de la Generalitat sobre la práctica del silvestrismo sacó a la calle a cientos de aficionados el pasado 1 de octubre. En Granada, donde la actividad goza de un notable arraigo sobre todo en la Costa, ya le ven las orejas al lobo. "Es verdad que hace un par de años había lista de espera para entrar en una peña o asociación. Ahora no". Los cupos de capturas marcados por la Consejería de Medio Ambiente merman en la misma medida en la que caen las inscripciones a las sociedades silvestristas y las expectativas de que esta práctica se mantenga dentro de la legalidad en el futuro.


Desde 2013, para dar cumplimiento a las directivas europeas sobre patrimonio natural, "se ha venido produciendo una progresiva reducción significativa del número de ejemplares autorizados", según recoge la última resolución sobre captura de aves fringílidas de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Así, en 2015 la Consejería permitió la captura en vivo de 99.750 aves, entre jilgueros, verderones y pardillos. Este 2016, el cupo se ha restringido a 71.986, lo que supone un 28,3% menos. En la misma línea descendente, el número de socios de asociaciones silvestristas en Granada ha caído un 28,5% en sólo dos años.


"Está en una decadencia absoluta", resume Miguel Ángel Avellaneda, responsable del área de silvestrismo de la delegación granadina de la Federación Andaluza de Caza. A él le inculcó la afición por esta práctica su familia, oriunda de Cataluña. Suma tres décadas de salidas al campo para capturar aves a las que educa para que participen en concursos de canto. Cuando empezó, con 8 años, podía capturar todas las aves que quisiera. "No me quedaba evidentemente con todas, sólo con cinco o diez pájaros". Para este año ha conseguido permiso para capturar, durante toda la campaña, cinco aves. "Ya no sales a gusto. Parece que somos delincuentes".


La práctica del silvestrismo suma siglos de tradición, normalmente transmitida de padres a hijos. Las artes de captura de las aves se han limitado, al igual que las especies que pueden mantenerse en cautividad. Actualmente sólo se puede utilizar una red abatible -cuyas características vienen recogidas en la resolución que cada año regula las capturas-, y sólo se pueden atrapar tres especies de fringílidas, jilgueros, pardillos y verderones. En el camino, han quedado prácticas como la del arbolillo, que los practicantes del silvestrismo defienden como más selectiva que la red y totalmente inocua para el ave. La prohibición de este método alejó del campo -o al menos de la práctica del silvestrismo- a los mayores, acostumbrados a esta modalidad. Consiste en untar la corteza de un árbol con una sustancia pegajosa, en la que queda atrapado el animal.


Estos cambios han venido de la mano de una normativa, impuesta desde el Ministerio de Medio Ambiente y desde Europa, cada vez más restrictiva, ya que en territorio de la UE está prohibida la captura en vivo de animales silvestres. En Andalucía sí se permite la práctica del silvestrismo, pero totalmente regulada. Existe una limitación en cuanto a las capturas, que no puede superar el 1% de la mortalidad de la especie en el medio natural. No se permite la compra venta de ejemplares entre silvestristas -aunque hay quien, al margen de la ley, vende animales-, ni siquiera la cesión o el regalo. Cada aficionado puede tener un máximo de 20 ejemplares, sólo se puede capturar en los periodos establecidos para ello y, por supuesto, se debe evitar el daño al animal. Los que no sirven para su adiestramiento deben ser liberados, algo que ocurre con el 80% de las capturas, calcula Villafranca. Deben capturarse machos y también hembras, aunque éstas no sirvan para cantar. En cuanto al silvestrista, no puede capturar aves el primer año de licencia y debe ir acompañado por un tutor. Las aves deben anillarse y las condiciones en las que son retenidas están también reguladas.


¿Por qué capturar aves vivas? "La cría en cautividad de estas especies es muy complicada. La mortalidad es muy alta, de hasta el 90%, de los pollos", explica Villafranca. Avellaneda añade el valor que para los practicantes tiene salir al campo, "a disfrutarlo". En su origen, fue la alternativa más modesta -y económica- de la caza, práctica que, normalmente, requiere una inversión más o menos alta. Ahora, los aficionados se sienten víctimas del "desconocimiento". "Es cierto que hay menos aves que antes, y nos lo achacan a nosotros...", reconoce Avellaneda, que se pregunta si no hay otros factores, como el uso de plaguicidas, en esta situación.


La práctica del silvestrismo está regulada por las resoluciones que cada año elabora la Consejería. Desde la Unión Europea y el Ministerio se establecen unos límites muy estrictos a la captura de aves. En Cataluña este año no se ha dado ninguna licencia.


Sólo se puede capturar con redes abatibles. Cada silvestrista tiene asignado un cupo de aves. El aficionado debe estar asociado a una peña y contar con los permisos pertinentes. Sólo puede quedarse con las aves que vaya a entrenar. Lo habitual es que el 80% o el 90% de las capturas se libere por no reunir los requisitos para ser educado.


Las aves, preferiblemente jóvenes, son capturadas con el fin de ser educadas en el canto. Se presentan en concursos de silvestrismo.


Desde la Federación Andaluza de Caza se censura la práctica furtiva del silvestrismo. Se tiene constancia de que hay quien se dedica a capturar aves para su venta, aunque desde la Federación se explica que, por los precios a los que se venden los animales -diez euros un jilguero- difícilmente nadie puede vivir de esto. "Para algunos es una ayuda, sobre todo en los tiempos tan difíciles" que se han vivido a consecuencia de la crisis, indica el responsable provincial de la Federación, Adelardo Villafranca.


En Granada existen 1.716 silvestristas asociados en 27 peñas. El número de aves capturadas en la provincia durante la campaña ha sido de 17.808.

























http://m.granadahoy.com/

http://m.granadahoy.com/vivir/Cancion-Adios_0_1083192127.html