Suscribete a mi canal en Youtube: "El Jilguero Parva" O visita nuestra página en Facebook: "El Jilguero Parva" Solicita tu inclusión en nuestro Grupo de Facebook: "El Parva, la Zoocria de Passeriformes"

El Jilguero Parva, el adiestramiento y la confianza



El Jilguero Parva, el adiestramiento y la confianza















Existen diferentes formas de adiestramiento - refuerzo de confianza para con las aves domesticas.

Habitualmente, se utilizan jaulas de pequeñas dimensiones para que el ave se adapte mejor despues de la captura (en el silvestrismo) o provenientes de voladeras grandes, ahi tienen menos posiblidad de lastimarse por los golpes contra los barrotes, no pueden volar y limitan sus movimientos.

Un método muy interesante es el del "Refuerzo Positivo" este consiste en:

Empezar por colocar la jaula siempre a la altura de nuestros ojos porque de esta forma reforzamos su seguridad, (si está muy baja el pájaro esta en inferioridad y nos coge miedo), estando a la altura de nuestra vista, este se encuentra en "igualdad de condiciones”. O en condiciones más ventajosas desde su punto de vista.

A las aves les cuesta mantener la concentración en algo mucho tiempo, necesitan estar concentradas en todo su entorno, por lo que se evitaran situaciones que llamen su atencion y se desentiendan de lo que estamos haciendo.

Pondriamos la jaula en un lugar transitado de la casa o en un lugar donde haya mucho movimiento de personas eso si, sin molestar al ave, donde escuche los ruidos, la tele, las conversaciones, de esta forma se acostumbra al día a día de los humanos, poco a poco, nos acercaremos a la jaula y si el pájaro no se pone nervioso, es que nos ha cogido un poco de confianza esto no suele ocurrir en la primera semana, necesitara más de una para acostumbrarse. Hasta que el pájaro se acostumbre totalmente a nuestra presencia.

El siguiente paso es el de meter la mano en la jaula dejándola quieta durante unos minutos, repitiendo el proceso hasta que no se ponga nervioso, introduciremos poco a poco pequeñas dosis de la comida que mas le guste.

Posteriormente cogeremos un poco de la comida de la que hayamos observado que más le gusta y se la acercaremos hasta que acabe por cogerla de nuestros dedos.

En definitiva de lo que se trata es de generar confianza en el ave, no provocando ni permitiendo que esta se asuste ante nuestra presencia. Este es un proceso largo y meticuloso.

Por otro lado, los depredadores tienden a mirar a sus presas cuando atacan, de modo que la mirada fija directa a los ojos puede preceder un peligro inminente. He observado que efectivamente cuanto los miras se ponen más nerviosos.

Julia Carter (Universidad de Bristol/Inglaterra), llevó a cabo experimentos con estorninos que muestran que los pájaros se mantienen alejados de sus platos de comida si un humano los está mirando. Sin embargo, si la persona tan sólo está cerca, pero sus ojos están dirigidos a otra dirección, las aves reanudan su banquete más rápidamente y consumen mayor cantidad de alimento.

La orientación de la cabeza de un depredador y (y a nosotros así nos consideran) la dirección en la cual sus ojos están mirando fijamente son indicadores de riesgo más sutiles y útiles debido a que muchos depredadores orientan sus cabezas y ojos en dirección a sus presas cuando se disponen a atacar.

En resumen el refuerzo positivo, es al fin el método ideal, el transcurso del tiempo y la adaptación de ave a nosotros contribuirá a su adaptación al nuevo medio y a nuestra presencia, el pasar mucho tiempo en el aviario o junto a nuestras aves, redundará en la confianza necesaria en nosotros y en la adaptación de ellos al medio.

Métodos o acciones positivas:

Utilizar el mismo color de ropas siempre en el aviario contribuirá a la generación de confianza.
Realizar movimientos lentos o sin alteraciones rápidas, realizar la tarea con tranquilidad dentro del aviario.
La modificación del interior de las jaulas extresa mucho a los pájaros esta se ha de realizar  sin golpes ni movimientos rápidos, sin amenazar ni intentar ocupar el espacio del ave.

El mover mucho los pájaros genera confianza en ellos, quien no ha visto a los silvestristas, pasear con su jaula y su pájaro para conseguir amansarlo y crear confianza en el.

La colocación en una voladera que ya esté ocupada por un ave ya adaptada, ayudará con el tiempo a que el nuevo inquilino aprenda del primer ocupante.

Según estudios realizados, no mirar directamente a los ojos o intentar no dirigir la cara hacia ellos, pues nos consideran depredadores.

La colocación de jaulas en lugares muy transitados, la utilización de la radio hará que se acostumbren a nuestra voz.

La altura de las jaulas harán que el pájaro se encuentre mas protegido, no es lo mismo que este por debajo de nuestra cabeza que por encima.

Hay que ser paciente y permanece tranquilo durante tu permanencia con los pájaros.

Antes de estar totalmente domesticado, tu pájaro posiblemente te verá como una amenaza. Le llevará tiempo confiar y sentirse cómodo contigo.

Que tu pájaro te pique en algún momento durante el proceso de domesticación significa que defiende su entorno y que se atreve a defenderlo, ya tiene confianza en el mismo.

Tu pájaro te podría picar por miedo cuando lo estás domesticando. A medida que se sienta más cómodo contigo y se vuelva más manso, es muy probable que deje de picarte.